Seguidores

miércoles, 18 de febrero de 2009

Círculo cerrado y 10

Desde ese día no he vuelto a tener noticia de Ernesto. En mi vida supongo que me cruzaré con personajes parecidos, pero nunca iguales. Mi amistad con él, nunca tuvo un empaño, un distanciamiento y por eso me pregunto el porqué de algunas cosas, como la falta de un adiós, una llamada telefónica o un simple como estás, aunque sea desde el país mas lejano del mundo. Por otra parte, mi vida sigue igual o parecida. Conocí a una chica, la verdad llevamos mas de dos años, vivimos, convivimos, amamos y me muestro feliz al mundo a partes iguales. A veces caigo en la cuenta de que podría quebrar, diluirse como un terrón de azúcar en un espumoso café con leche, pero aún así valdría mil veces la pena y entiendo perfectamente el sentimiento de perdida, el vacío que provoca un adiós , y tomo mi teléfono vencido por ese miedo y confirmo que no existe la huida por ahora. A Alma, perdón a María la volví a ver pasados dos años. El mismo cuerpo, la misma cara, la misma forma de andar, la misma mirada triste paseando por mi ciudad de la mano de un hombre normal en todos los sentidos, de esos que si comenten un crimen en tu presencia, a las dos horas no sabrías decir si era gordo o flaco, rubio o moreno, alto o bajo, normal; de esos que para verlos hay que mirarlos dos veces.
Reconozco que sentí algo de nervios y excitación, pero igual que pasa la vida con todas sus consecuencias, ella pasaba a menos de cien metros, como si nunca hubiera estado en la ciudad, mirando fuentes, balcones, iglesias, sintiéndose una más en una ciudad que fue suya hace tiempo, y que redescubría paso a paso como buscando las pisadas perdidas de Ernesto.
A veces pienso que pasaría por su cabeza cuando notó que su mundo volvía a ser individual, que su futuro se escapaba entre los dedos, que la aventura terminaba.
Desde entonces hay ritos que realizo por una amistad olvidada. No creo que Ernesto borrara de su vida todo lo que tuvo que ver con Alma, su viaje, la ciudad, mi amistad, la hermandad, creo que fabricó un paréntesis para aislarse de un dolor profundo que provocó su marcha. No he vuelto a ver a Ernesto. A veces pienso en la catástrofe del adiós, las palabras que no pronuncié, pero ahora sinceramente no se que podría decirle. Pero hay algo que me hace estar junto a él, hay un momento en los que necesito sentirme amigo y me sumerjo en Breakable como si fuera la única canción del mundo, y recuerdo a Ernesto, a Alma, las noches de tertulia interminable, el calor de un verano divertido y corto, sonriente y amargo.
Me imagino a Ernesto en su camiseta de tirantes blanca, conduciendo por cualquier parte con una nueva pegatina en su vehículo, El Alquimista, sonriendo y escuchando de fondo a los Clash, así me lo imagino, feliz y con ganas de comerse el mundo.

Como todos comprenderán, los nombres de este relato son ficticios aunque sus protagonistas son tan reales como el que les escribe. Empecé a contar esta historia el mismo día que recibí una postal, sin remitente por supuesto, en la que solo se leía; Pasé por aquí y solo quería ver si estabas bien, saludos de tu amigo Ernesto.
A partir de ese día compartí su historia con todo aquel que quiso leerla, me lo debía.
Y sobre todo, se lo debía a Ernesto.

27 comentarios:

La última de la fila dijo...

Queman dentro las palabras no dichas a tiempo.

BESOS

L.U.

Gastón dijo...

Una de las cosas que más nos desorientan es esa manera que tienen algunas personas de despedirse sin llegar a decir "adiós".

Ni hablar cunado la vemos a ella del brazo de alguien que sabemos que no es para ella, que no es parte de ella, que no forma parte de ella... pero sin embargo está con él.

(quizás ahí sí sea mejor el adiós... sin decir nada)

Abrazo
(hasta luego)

Basquiat dijo...

parece que de retazos se compone lo mejor de nuestras vidas, cuan dificil es unirlos.
leerte me ha traído tiempos cuando todo era sonrisa y amistad, aunque tambien me ha conducido al punto y al lugar en el que sin saber como algo se desgarró.
un abrazo.

Bellota dijo...

A mí me pasó lo mismo. Pero no recibí postal, mail o triste SMS.

la burbuja gris dijo...

siento que me paresco a lo que siente uno cuando te lee.

Imaginario dijo...

me toco mucho lo que escribiste, me llego bastante, un punto de refleccion pra mi, te felicito, saludos

CAS dijo...

Un verdadero viaje de regreso esa historia. Me gusto mucho... de golpe extrañe a mi amiga Soledad. fanática de los clash por cierto. Saludos nostalgicos para el autor de ese relato tan digno, tan sincero a mis oídos.

Alicia dijo...

Gracias por tu visita a mi pekeño rinkoncito,muy amable..y gracias por permitirme ser participe de tus letras en mi lectura..un placer.
UN BESO

Thania dijo...

Me quema y me gusta tu sinceridad.
Tenía tiempo sin visitarte. Estoy muy arrepentida.

Un abrazo

mAlicia dijo...

Hola, Antonio!

Acabo de pasarme por tu blog y he comprendido porqué te llamó la atención el nombre del mío. En mi caso, olvidar a un amigo se convirtió en tarea extra, porque para mi desgracia, llegué a enamorarme de él.. Cuando te leía, me he sentido por momentos como el Ernesto de tu relato, ya que fui yo la que decidió marcharse. Eso si, me despedí como es debido, y sé que antes o después volveré a él, cuando las heridas hayan cicatricado.
Estuve de viaje esta semana y tuve la tentación de enviarle una postal sin remitente, como hizo el amigo de tu relato, pero no tuve valor, porque habría sabido que he sido yo.

Volveré a pasarme por aquí, me ha gustado leer durante un ratito algunas de tus entradas.

A mi también me ha gustado tu blog!

:-)

Un abrazo!!

Crazygirl dijo...

Llegue aqui despues de leer tus comentarios en el blog de Grettel. Bueno, he leido, me ha gustado...me he quedado.
Tratare de no cometer errores al escribir...perdona mi falta de tildes.
Asi pasa con algunas amistades...simplemente les da temor decir adios...lo prefieren asi...les "ahorra" tristeza...pero no se dan cuenta del dolor q le generan al amigo q se queda.
Besos!

tresa dijo...

Hola! te he descubierto hoy , y me ha gustado lo que escribes y por esto me he puesto a seguir tu blog!
te agradezco la molestia de pasar por el mío , y si como dices te ha gustado , puésme alegro mucho , me lo paso de miedo ahí!!
!Saludos!

grettel j. singer dijo...

será este el final de los relatos sobre ernesto? no me queda claro...

me hacer recordar la historia de los dos amigos en leviatán (de auster) que me estoy por terminar. esa melancolía de perder un amigo muy querido.

como siempre, muy grata la visita y muy bueno el relato
un beso

cams: diosa de la luna dijo...

Me encanta como escribes, nolo dejes nunca

Saludos desde México! =)

Daro!!! dijo...

Hey, cómo va? Yo acá devolviendo visitas!!! Muy bueno tu post, me hizo recordar mi historia con Roque, un amigo con el cual compartí muchísimo, pero que nunca volví a ver, no se su actual paradero y lo que es peor, nunca me despedí de él.
Besos!!!

suulka dijo...

wenas pase por aki a traves del blog de una amiga y lo uq he leido me ha encantado , ese relato o vivencia me ha llegado , quizas guardemos tanto en nuestros adentros que cuando llega el dia en el que no ves a esa persona , te muerdes las uñas, por no decir la lengua al descubrir k le habria dicho esto o quello y no lo hiciste , pero bueno siempre queda un encvuentro , un hola que tal te va la vida ... hay k tener un poko de fe,algun dia kien sabe todo puede pasar .
saludos
( ana )

azahar dijo...

hola,gracias por tu visita,
ke sera ke duele tanto un adios no dixo una mirada indiferente,esa vacio ke dejan al irse,
pero la vida sige, y esas vivencias nos tendrian ke hacer fuertes,aun ke nos dejen vacios y sin vida,
hasta luego y encantada
un abrazo,

HYDRO dijo...

Muy bueno,me gusta la gente que escribe lo que piensa.Pero... creo que te excedes con las pausas, algún puntito estaría bien

despojada dijo...

me gusta, el juego de las palabras hechas historia
besos despojados

LOLA dijo...

Yo ya me voy acostumbrando a las despedidas en este pueblo vienen y se van con una facilidad...no los olvidare nunca...
a mi tambien me gusta como escribes por eso vengo cada dia y por eso tengo en mi blog un premio para ti y espero que te guste

margarita dijo...

Pensé en Madrid, en los amigos que dejé, y de quien no me despedi, ni lo haria, pues siempre andara conmigo, en secreto.

Gracias por tan buen relato, y por pasar por Chiquita cubana y sus pollos sin plumas.

Claudia dijo...

me gusto muchísimo el relato sobre tu amigo. Y creo que a todos nos quedó cierto sensación agridulce... besitos antonio!

Abril dijo...

Los amigos que no están, los espacios no terminados de forma definitiva...

Los amigos que no están, la distancia se los ha llevado.

Gracias por compartir y pasar por el blog y dejar algo de tí.

Abril

Jessi Leyva dijo...

un gusto tenerte por mi rumbo! claro que quiero que sigas frecuentando mi blog!

sabes...no sé si soy yo..pero me generó mucha nostalgia lo que escribiste..

te envio un abrazo!!

Princesa_DeAquelViejoReinoPerdido dijo...

Sí(:

Patri dijo...

Hola me ha gustado mucho tu relato,
cuando algien querido se va siempre te queda la sensacion que se olvida algo que decirle.
Las muy conocidas frases de "nunca sabes lo que tienes hasta que lo pierdes" o "La distancia hace el olvido" cuan reales son...Un abrazo

(P.D.Por cierto el 1 marzo cumple de MAMA LOLA blog AMOR DE MADRE)

HYDRO dijo...

un premio te espera en pensamientos