Seguidores

domingo, 15 de marzo de 2009

Rolando Gómez C

Espera desde hace diez minutos en el sitio acordado. Desde el interior del coche ve la parada de autobús y un ir y venir de gente a intervalos de 10 minutos. Vuelve a encender otro cigarro. Su inicio en el mundo del tabaco fue un viaje de no retorno a esta parte del país. Destierro profesional: la acusación certera de un delito en las altas esferas depara ciertos premios.
Leopoldo García, hijo de un coronel republicano, ingresó en la brigada policial por devoción. De nada sirvieron los consejos y los atenuantes familiares frente al régimen. Apostó de lleno por una vida mas justa hacia los demás, incluso sorteando ciertas reglas no escritas que mas tarde resultarían cruciales. Poco a poco fue generando simpatías y recelos en la carrera policial, acentuados por su matrimonio con la hija de un importante jefe del movimiento. Todo parecía rodar a la perfección hasta que se cruzó en su camino un caso de violación. Los indicios y así lo confirmaron todas las pruebas, lo llevaron a dar con un sospechoso incomodo, hijo de un preboste del régimen, que fue minando su carrera y acabando con su matrimonio. Fue degradado a subinspector y abandonado a su suerte en esta capital de provincias, donde su carrera profesional estaba estancada y donde su pasado era una herida abierta que no acababa de cerrar.
El sonido de unos nudillos sobre el cristal lo devuelve a este mundo. Rolando llega con varios minutos de retraso y algo de impaciencia. Mira hacia ambos lados como si quisiera conocer al instante a quien o a quienes, rastrean su vida. Pero esa incógnita no se despeja. Arranca el vehículo y sin tomar una dirección exacta, se dirigen a ninguna parte. Dar vueltas por la ciudad, será el método mas seguro para evitar indiscreciones.
Siento decirle esto, pero creo que no va a resultar agradable para usted, conocer ciertos aspectos sobre la investigación. Rolando mira las calles, la gente, las tiendas, el pasear descuidado de una anciana. Se recrea en la vida ajena mientras sopesa el futuro de la suya. No quiero que hable usted del caso con nadie, cualquier consulta, cualquier duda, y sobre todo: si se siente en peligro no dude un instante en ponerse en contacto conmigo. Por ahora solo puedo comentarle, que la persona asesinada era conocida en el mundo del estraperlo con el nombre de Agustín Salas, pero no era su nombre verdadero. Exiliado en Francia con su familia después de la guerra, construyó un entramado de contactos y correspondencia con la poca oposición de izquierdas al régimen. Aprovechó la infraestructura para introducir todo tipo de artículos de primera necesidad procedentes de Europa del Este.
En ese mismo instante, la mirada de García se dirige a su espejo retrovisor.
- Los tenemos ahí detrás. Si, lo veo ¿pero a quienes?. Eso me gustaría saber a mi-. Dando un volantazo a la izquierda logra despistar a sus perseguidores y se adentra en un mar de calles.
El único dato objetivo que le pudo proporcionar, prosigue García mientras gira su cabeza de derecha a izquierda como queriendo memorizar todo lo que encuentran a su paso, es que su verdadero nombre era Ramón Gómez Salvatierra. Y si, comparten algo mas que apellidos e imagen. Eran hermanos.

14 comentarios:

grettel j. singer dijo...

y ninguno de los dos sabía que tenía un hermano?

muy bueno, mucha intriga como de costumbre en tus escritos.

besos besos

ZAYADITH HERNÁNDEZ dijo...

cada vez que te leo, puedo imaginarme palmo a palmo la escena...y creeme, es muy rico!
besitos y he quedado en incertidumbre...

HYDRO dijo...

Esperando Rolando Gómez D.
Un abrazo.

Gastón dijo...

UN gran relato que une al bien y el mal por un hilo de sangre... de la misma sangre familiar.

Abrazo de policial negro

Thania dijo...

aaahhh amo lo policial, soy feliz, feliz!!!
ahhhhhhh!!!

: )

Rayuela dijo...

gracias por tu visita!


Un bexo.

Bruja Kozmica dijo...

hahaha si presentia eso, diablos y como llegaron a eso los 2 hermanos, sigo al pendiente de la historia

joselop44 dijo...

Muy interesante tu forma de escribir y tu estilo.
A ver si sigo leyéndote.
Saludos

Julia Scarone dijo...

Hola, Antonio!! Gracias por el comentario que dejaste en mi blog... Ya estoy de vuelta, se me terminaron las vacaciones... Muy buen post el tuyo... Nos vemos... Julia.

cams: Diosa de la Luna dijo...

Wuju! si!

Tocaron Karma Police entre muchas otras y fui feliz, lo disfruté y los amé aún más jeje =)

Saludos!

Melpómene dijo...

me encanta leer e imaginar lo que narras...

un besote

subiela dijo...

Gracias por dejar tu comentario en mi blog, en estos días, me leeré tus textos... y los comentaré.

Saludos.

Thania dijo...

¿cómo que sin comentarios?!!!

yo NECESITO que me pases tu información! Necesitamos una ciberconversación,

saludos.

: )

LiterataRoja dijo...

Tu estilo es impresionante y las descripciones hacen que uno pueda imaginar todo sin el menos esfuerzo...

Besos!!!