Seguidores

miércoles, 8 de julio de 2009

De invernaderos.

Llegué a este país, con el propósito de hacer de mi futuro un hogar confortable y seguro. Hasta conseguir este trabajo, he recorrido invernaderos y puertos pesqueros. He intentado vender ropa y música en la calle, con la fortuna de inaugurar una ficha policial y obtener una multa que nunca he pagado. Creo que es el premio por inmigrante ilegal.
Ahora es diferente. Tengo trabajo. Me costó, pero tengo trabajo, aunque no tengo papeles.
Soy recolector, pero no de fruta, ni verdura, ni olivas, ni cereales. Soy recolector de letras. Así, como suena. Letras.
Al principio comencé regando, luego escardaba las malas hierbas, fumigaba. Pero ahora soy el encargado de recogerlas y créanme, me siento importante.
La más bonita para mi es la A, se la ve desde pequeñita unida a su tallo, no pierde la flor hasta casi el final y se la distingue enseguida. La Y tiene su magia. Crece como una I latina hasta que a las dos semanas crecen sus extremidades hasta darle su forma. Una que no entiendo mucho es la W, aunque se vende bien y es muy solicitada por los turistas. La C con su cara de luna creciente, la O tan prepotente, la P tan sexy, la Ñ tan personal e ensimismada y que me dicen de la X, tan galante.
Los mejores clientes son los poetas. Se las llevan todas por partida triple, aunque he notado que son gente extraña y solitaria, he hecho buenas migas con una de Barcelona, las une todas
a su ingenio y quedan preciosas. Algún novelista se acerca, pero son malos compradores, sobre todo en cantidad.
Hace dos días me llegó una notificación. Me expulsan. Dejaré este país y todo lo que significa para mi. Me encantaría llevar algunas letras conmigo, pero me dolería no darle un uso adecuado. Me quedan tres días, ojala dispusiera de dinero para comprar la cosecha completa. Lo siento por todas, pero sobre todo por la Z, su crecimiento es tan delicado……..

25 comentarios:

Carpe Diem dijo...

Las uno todas a mi ingenio y quedan preciosas, ehhh!!! ;)
Gracias tio feo y horrendo, yo también he hecho buenas migas contigo...muak!

Raúl dijo...

Cultivador de letras. No es mal oficio. Mal pagado, eso sí, pero seguro que agradecido.

Lulu... dijo...

Todos empezamos igual o peor en un país que no conocemos.
Lo importante es que tienes trabajo y lo mejor es que te gusta lo que haces.

Que sigas siempre así.

Un fuerte abrazo y saludos desde Mex.

Cassandra dijo...

Que trabajo más arduo!, no dudo que recompensas debes tener por miles, las letras son agradecidas de sus cuidados.
Creo que no debes sentir la partida, siempre hay un regreso. Pero llévate la Z bajo el brazo, de seguro te besará cuando estés durmiedo.

Suerte!, con S ondulante y sincera

POLIDORI dijo...

Un relato muy tierno sin llegar a lo cursi o pasado de vueltas demagogico-buenistas.

Me ha gustado mucho.



John W.

Cristina Poulain dijo...

Me ha encantado.

La W son dos V's que se quieren mucho y cuando crecen se enamoran y ya no se separan :D

UN beso

ALEX B. dijo...

Delicioso como una sensual S.
Un beso

Ananda Nilayan dijo...

Bonito, original, tierno y verdadero. Volveré. Saludos.

Sandra dijo...

Q ingenioso y q original, me ha encantado esta oda al abcedario!.

Bajo mis pies dijo...

Letras que forman palabras, que forman versos maravillosos!
Bendita tu labor!
Bss Antonio, sigue sembrando, cosecharas las letras mas bellas, estoy segura!

Caco dijo...

Saludos, es muy interesante lo que escribes. Por otro lado, es buen tema el que tratas primero el tema del inmigrante, y segundo el de las deliciosas letras que son el mayor logro de la humanidad, desde Mesopotamia a Egipto, desde Grecia a Roma, y las civilizaciones de América las letras (o más bien grafología primitiva, que dejó un paso significativo en el tiempo) han tomado formas increibles pero siempre transmiten un mensaje!!!

Saludos.

Kutxi Romero dijo...

Muy original, muy bueno.

Saludos

Kutxi

Aiser dijo...

Un buen trabajo
y un bonito texto.

Besos paisano!

Cris dijo...

Qué bonito relato. Y qué bonito trabajo, el de recolector de letras...

Besos!

ZAYADITH HERNÁNDEZ dijo...

trabajaría en esto hasta de gratis...
excelente Antonio.
Besitos.

Morella·~ dijo...

A mí siempre me gustó la R. Es tan... tan... no sé, complicada quizás¿?
Me gustó mucho Antonio.
Un beso.

Persefone dijo...

Que trabajo tan bello ese de cultivar letras...que interesante ver su crecimiento y su madurez.

Me he gustado mucho esta entrada.

Besos

Francisco Paunero dijo...

che... me encanto.. pero en serio te expulsan o era solo parte de la jerga poetica? en octubre me voy a Francia..

un abrazo

iliamehoy dijo...

Ingenioso, dulce a veces y soterradamente crítico. Me inclino ante tu imaginación.
Una sonrisa con la E

Agne dijo...

Viviendo en la misma ciudad y quizá hasta hemos cruzado miradas...curioso mundo y pequeño a la vez.

LA GORDA dijo...

hay un buen método para llevarselas sin que nadie se entere:
La táctica mulita, te hacés una sopita de letras y al buche!
(El tema después es revolver entre la porquería para encontrar alguna palabra).
R.

Halzea dijo...

Muy ingenioso el post, el cultivo de las letras a veces puede ser ilegal. La humillación de no tener derecho a vivir donde se está viviendo (por absurdo que parezca) no sólo llega a la persona individual, sino a su idioma y nación.

Vivir con el terror psicológico de ser ilegal, de tener que abandonar un pais donde intentas vivir dignamente debe arrebatarte toda identidad.

Saludos!!

virgi dijo...

Vayas donde vayas, las letras van contigo. Así que las irás desplegando todas y nosotros difrutaremos con tu labor.
Un abrazo de la A a la Z

Cris dijo...

Un buen texto Antonio, como todos los tuyos.... Inmigración-papeles-letras-poesía.... Un coktail para servir bien frio.... Saludos cordiales :)

eme dijo...

Qué bueno, ¿no? :D