Seguidores

miércoles, 4 de mayo de 2011

Mercedes Li

No suelo tomarme al pié de la letra las insinuaciones de los clientes. Me limito a servir la cerveza vomitiva que les proporciona cierta sensación de sociabilidad. Eso, si aún mantienen cierta cordura, cosa que desde que llegué a este país brilla por su ausencia.

Hoy tengo el día tonto. Tres carreras por Gran Vía hacen que mis pies indignados, soliciten asilo y baja laboral. Pesados policías. Saben que seguiremos, nos hacen correr por correr. Antes, escondía el material en los arbolitos de quita y pon de las aceras.
Desaparecían ¿lo crees? En China dejas algo en la calle y en dos semanas vuelves y sigue ahí. ¿Aquí a quién le pides responsabilidades? si todos tienen la misma cara y nadie habla cristiano. Y además, si tardas en volver un paisano te roba la esquina y ya está el lío. Por eso ahora decido correr con el material. Una calle por aquí, otra por allá y vuelvo. Pero mi deseo es otro, no pienso estar dando de beber a estos sedientos y maleducados españoles todas las madrugadas de mi vida.
Yo quiero montar una peluquería. Ahorrar un dinero y dirigir mi salón de belleza y, dar tintes y rizados y trabajar bajo techo que en invierno la Gran Vía es un congelador callejero. “Mercedes Li”. Bonito ¿verdad? Ya tengo casi visto el local. El material lo tengo casi negociado con un senegalés del barrio que le montó a su novia el negocio, pero esta se piró para Barcelona y me lo dejó solo y algo tristón.
Ya practico con mis paisanas. Me miran extrañas cuando al mirarse al espejo descubren su pelo rubio y rizado. Se que es la primera impresión. Pero tengo un sueño. Llenaré la Gran Vía de orientales rubios y el salón de belleza Mercedes Li será la envidia de una ciudad fría, maleducada y bebedora, sobre todo a las cuatro de la madrugada

10 comentarios:

aina dijo...

Pues mira, no he visto una sola peluquería cerrar en época de crisis, tal vez hasta te vaya bien.

Miguel Baquero dijo...

¿Quién sabe lo que piensan los chinos detrás de su eterna y acartonada sonrisa=?

Meme dijo...

Y es que cada uno tiene su historia, cara cada desconocida es una historia por inventar.

Mixha Zizek dijo...

una peluquería para hacer rizos en barrio chino, quisiera verla. Aunque como dice Aina, las peluquerías ni las bodegas de chino cierran ni en navidades, seguro hay éxito, besos

por qué Mercedes Li?

Alex B dijo...

A las cuatro de la madrugada pasan muchas cosas. A mi me psa como a Miguel no se interpretar los gestos de los chinos ( y menos echarles edad), será que salgo poco.
Un personaje a descubrir, Mercedes Li.
Un beso.

More dijo...

Suerte, mucha suerte! orientales rubios... me encanta esa idea.
Saludos!

MARIA I dijo...

Siempre he admirado el empuje de los inmigrantes... dejar todo lo tuyo y comenzar en otro pais debe ser algo muy duro....sigo escuchando la cancion ogr...
besitos ;)

Raúl dijo...

Buen relato, Antonio. Ahí hay negocio.

Raúl.

Thania dijo...

ese día se terminará la cerveza ( los poemas)

calma dijo...

Muy original Antonio.
Un beso