Seguidores

domingo, 5 de abril de 2009

Rolando Gómez F

Parece revivir la misma situación pero en diferente lugar. Ya no le parece tan parco y triste el despacho de García. Se ve sentado como entonces, pendiente de unas preguntas, pero ahora el tono es distinto y la exigencia, un invitado presente en todas las miradas. Ahora siente miedo, en el trayecto iba acompañado de un chaval de unos dieciocho o diecinueva años, pudo ver a Rafael en el otro vehículo y no entiende nada. Hay una pregunta insistente y machacona acompañada de la misma respuesta.-Ya se lo dije, no conozco a ningún Ricardo Martín y me llamo Rolando Gómez.
Alicia esta preocupada y decide llamar a Julia. Es la primera ver en su vida que tiene que abrir la ferretería y sigue sin tener noticias de su padre. La sorpresa es mayúscula. La ausencia de Rolando aún la paraliza mas y le aterra el pensar las consecuencias de la desaparición de ambos. Pasadas las primeras horas lo tiene claro, debería llamar a aquel policía, debe de haber alguna explicación lógica a tanta angustia acumulada.
Rolando puede ver como arrojan a Rafael al suelo en el fondo de esta nave sórdida. Solo llegan los ecos de algunos gritos, y no acierta a descifrar un galimatías de movimientos corporales, traducidos como amenazas. Acercan una silla junto a el, y arrastran a Rafael como a un muñeco de trapo hasta dejarlo sentado en ella. Ni siquiera dirige una mirada sobre Rolando, su vista parece detenerse en alguna mota de polvo del suelo o en algún agujero de este desconchado pavimento. Ahora no sabe donde esta el chico que le acompañaba. Empieza a sentir el miedo físico cuando descubre las cejas, las mejillas, los ojos, la dignidad perdida a golpes de Rafael y reza. Reza por que todo sea un sueño, reza por un final rápido en caso de llegar. Mientras, mira la entrepierna humedad de Rafael y siente un pellizco en el alma, un dolor interior que le desgarra por dentro. Regresan los gritos, las voces, los golpes secos, los intuye a sus espaldas. Regresa el chaval y ahora si levanta la vista Rafael y parece maldecir en silencio. Sabe que es su turno y mira a los ojos a ese tipo extraño de acento extranjero, pero no acierta a despejar ninguno de sus miedos. -¿ Por donde empezaran los golpes? Se pregunta mientras se aleja sujetado por el brazo de mister stranger.
En la comisaría no tienen ni idea del paradero del subinspector García y la llamada de Alicia destapa ciertas suspicacias después de que esta mañana preguntaran por él, desde la dirección general. Después de cinco horas sin tener noticias sobre el paradero de ambos, Alicia decide personarse en la comisaría del este. Sube a la segunda planta, donde le han dicho que se encuentra el despacho de García, pero no hay nadie. La puerta esta cerrada. El mundo que esconde esa habitación está vedado a más de uno, piensa para si, mientras ve la sordidez del paraje. Después de tres intentos más, un policía insinúa que no solo ella busca al subinspector. Traga saliva y pide por todos los santos, que la desaparición de los tres tenga algo en común, y a ser posible que acabe cuanto antes.

11 comentarios:

David M. dijo...

Nunca he sido bueno para las entregas espaciadas.

Lo mismo me pasa con algunas de mis series favoritas. La ansiedad me impide disfrutar tranquilamente. Lo siento pero soy —me refiero a Freud— del tipo anal.

Por eso mis visitas son tan pocas.

...Sigo el hilo de la historia.

ZAYADITH HERNÁNDEZ dijo...

mientras te leo, recreo las situaciones y tengo el corazón en vilo... pero me gusta, ando enganchada a tus relatos...
besitos.

Grettel J. Singer dijo...

lo único que no me gusta acerca de estas historias es el control que tienes sobre tus lectores. semana a semana nos dejas un trocito, pero adónde va todo esto?
mucha intriga.
un beso

--writer soul-- dijo...

hola! gracias por comentar en mi blog... espero que te haya gustado... en este momento no tuve tiempo de leer todo acerca de Rolando Garcia jeje...

Nos estamos leyendo

Thania dijo...

Yo digo, que tienes, pero tienes que pasarme toda la historia, quiero pasarme toda una noche leyéndola, por favor!
las letras me ahogan, pero huellas virtuales como las tuyas me han sentir, que tengo alguien que me acompaña; aunque sea a distancia, aunque sea sólo unas cuantas veces por semana.

Abrazos, abrazos, abrazos.

Felipe Sérvulo dijo...

He pasado un buen rato leyéndote. Te agrego como "seguidor".

polvo de menta dijo...

"Prohibido cualquier discriminación en este blog por razón de religión, raza, sexo o ideales politicos"

prohibes muchas cosas.

Juls dijo...

JO, CUANDO LLEGAS A MEDIO DE LA HISTORIA ES DIFÍCIL ENGANCHARSE, AUNQUE RECONOZCO QUE LE TIENES PILLADO EL PUNTO A ESTO DE GENERAR INTRIGA Y CURIOSIDAD...

habrá que seguir la historia de cerca ;)

besitoos

Andesenfrungen dijo...

Una novela en blog....caramba!! Poco a poco iré leyéndote.
Gracias por pasearte por mi rincón. Eres bienvenido cuanto gustes.

Petardy dijo...

Hay un premio que te espera en Petardylandia. Saludos!

ana dijo...

sigo pensando en los interrogantes que dejaste en mi blog

No se que significan.

Un besito