Seguidores

domingo, 20 de junio de 2010

La esquina de Julio

A Julio, solitario y cabrón, no le importaba lo mas mínimo que sus chicas trabajaran en esa esquina donde los maderos solitarios y pendencieros, lavaban sus trapos sucios e intercambiaban teléfonos de móvil con la misma rapidez que los billetes de quinientos.
Yo he visto a Julio presumir en barras de bar de impunidad, de extorsión: de rebajas en lluvia dorada a ciertos jueces, a lo mas granado decía. Pero las uñas cuarteadas y a medio pintar de sus putas sin papeles, las ropas de mercadillo y el tinte ya negro en la raíz de un rubio platino de un tiempo mejor, no encaja en un mundo fascinante y glamuroso. A Julio, el alcohol, le hacía tan fanfarrón que perseguía las vespas rojas como a moscas de cocina, palabras vacías de acciones. A Julio, se le iba la mano. No le importaba maltratar por cuarenta euros de menos en noches frías, donde casi era un milagro sacar veinte a cualquier insensato que se jugara su salud en aquella esquina. Por eso, cuando a Julio le dieron puerta, una especie de alivio pasajero recorrió el barrio. Se dice que fue un policía, la competencia, asuntos de drogas, incluso una amante despechada. Pero yo se quien fue y no lo pregona por las esquinas. A veces la vida nos enfrenta con héroes anónimos sin motivos aparentes. A Julio ese día, le traspasaron el negocio, y ahora nadie paga alquiler por usar esa esquina.

23 comentarios:

☼El Rincón del Relax☼ *Beatriz* dijo...

Gracias por compartir! Siempre es un grato placer el pasar a visitarte y salir bien.

Recibe un relajante y cálido abrazo de luz para tu ser.

Beatriz

NV BALLESTEROS dijo...

Cuando muere uno siempre llega otro a ocupar su lugar...esa ezquina tenrdá un dueño en menos que canta un gallo...

Besos

MAR dijo...

Heroes y eros anónimos...
Besos para ti con mucho cariño.
mar

Musaraña dijo...

Los pequeños héroes siempre libran grandes batallas...¿por qué será? ¿Tan grande es el coraje que puede guardar el hombre más pequeño?

Delfín Loco dijo...

Donde impera la ley de la selva ya se sabe.

Saludos.



D.L.

Alís dijo...

El fin justifica los medios? Supongo que los héroes anónimos creen que sí.

Muy buen relato

Besos

Thania dijo...

Esas esquinas de vez en cuando deslumbran textos como estos. Muy bueno.

Un beso querido, de esos que se extrañan.

Nikaperucita dijo...

Bien por el anónimo :)

ALEX B. dijo...

Lo que más me gusta de tu texto, además del texto en sí es ese deseo de la existencia de héroes anónimos, que hagan lo que hay que hacer, lo que las personas con un mínimo sentido de la justicia, desearían hacer, pero no se atreven.
Al menos tu has hecho justicia , en esa esquina.
Un beso, Antonio.Un placer leerte.

la chica de las biscotelas dijo...

qué bueno!
heroes anónimos, materia gris... qué sería de nos sin ellos!

~Mar~ dijo...

Muchos Julios, demasiados...
me engaño pensando que a todo Cerdo le llega su San Martín. Con perdón de los animales.
Un beso grande y encantada de pasar por aquí.
Nos leemos!

Delirios de Una Muñeka de Porcelana dijo...

Hola!
Permiteme presentarme soy Catherine, administradora de un directorio de blogs, visité tu blog y está genial,
me encantaría poner un link de tu blog en mis sitios web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme a munekitacat19@hotmail.com

Exitos con tu blog.
Un beso
Catherine

MIMOSA dijo...

Siempre hay alguien que lidia batallas, aunque no sean las suyas propias, y un resto que de ello se beneficia. Espero que la esquina siga limpia por largo tiempo.
Buen relato, un beso.

María dijo...

Los Héroes de los Cantares, libros o leyendas pertenecen a la historia, real o ficticia. Los Héroes Anónimos, pertenece a la vida, al aquí y ahora del que todos formamos parte en el que sentimos, vivimos y soñamos.
Felicidades.

Alelí dijo...

me gustó mucho, mucho, mucho!

un brindis por el vacío que dejó Julio.

beso

Ratzfatz dijo...

Hola Antonio,
graicas por tu vista y por tu comentario en mi blog.
Un saludo

MIMOSA dijo...

Por supuesto que es respetable, para gusto los colores y para olores las flores, como decimos en casa.
Un beso.

Raúl dijo...

Ya lo decía Gato Pérez; "quien a hierro mata, a hierro termina".

SILVIA dijo...

Las esquinas siempre tuvieron dueños. Besos!!!

jhony dijo...

como para ponerlo en un mural de la calle...historia urbana.muy bueno ..realidad social...la selva de cemento.

PIER BIONNIVELLS dijo...

Esperemos que esa esquina se queda vacia por siempre!!.
No deberian existir julios asi.
Buen domingo y abrazos.

Sue dijo...

Pues que le den a todos los julios del mundo, a ver si desaparecen de una vez.

M. de Floresta dijo...

Eso es lo malo de los malos. Encuentran sucesores inmediatamente, joder! El relato es muy bueno, especial, y doliente. De una realidad que aunque pasan los años, sigue vigente para mostrarnos las miserias humanas más vergonzosas. No hay peor capitalismo que el que controla las almas, no?

Vengo retrasada porque estuve enferma, pero siempre estoy. Un beso grande, Antonio!