Seguidores

martes, 18 de mayo de 2010

Corpus Christi.

Había figuras y sombras.
Y adoquines rebosantes de agua
que dejaban nuestros pantalones sucios
de salpicaduras y miradas
a las mascaras de alérgicos tristes.
Porque al entrar en Gran Vía
con esa gorra marrón e infinita de parasoles,
dejaste mis labios, a mis ojos rojos de polen maldito
perdidos entre zapatos nuevos,
junto a un helado de los italianos.
Y me quedé solo,
mirando al suelo y sus geranios rojos,
comiendo lágrimas
con chocolate negro.
Sonaban cohetes festivos
y los globos perdidos en el cielo
de colorido plateado
lo vieron desde lo alto y tu, ya no estabas.

14 comentarios:

Charal dijo...

-...comiendo lágrimas con chocolate negro-
<3 love that line...

Lisa dijo...

Un poema muy emotivo, ojalá yo supiera escribir poemas, eso sí que es un don.
Besos

Jésse Leyva dijo...

mira que me dieron ganas de seguirte leyendo ...no sólo será una amenaza...!!!

nostalgia tranquilita nomás...así me sentí cuando leí.

saludos!

JAZZMINE dijo...

me encantooo! subjetivo a mas no poder y un total reflector de emociones, tristes entre si, pero hermoso... duele que la persona amada no este a lado nuestro, pero a veces un chocolate negro quita el mal sabor de boca que ah dejado.

Israel Abraham dijo...

Muchas gracias por la visita!

Neogeminis dijo...

A veces los festejos exteriores no condicen con las lágrimas que van por dentro...
Un abrazo.

Nómada dijo...

Buena imagen la de los geranios rojos, las lagrimas y el chocolate negro...
:-)

Meme dijo...

Yo también me quedé sola en Gran Vía...

Saúl dijo...

la soledad de los espacios abiertos..

piluna dijo...

Gracias por la visita, me agrado tu presencia...

Tu poema, simplemente, precioso....

Besos.

Amaya dijo...

"Y me quedé solo,
mirando al suelo y sus geranios rojos,
comiendo lágrimas
con chocolate negro.."

Bello e intenso, toca, emociona al leerlo

Besos

eMiLiA dijo...

Me gusta el remate de los versos finales. El mundo sigue su marcha pero hay alguien que ya no está.

Saludos!

Paco dijo...

yo solo te puedo hablar con imagenes de la Gran Vía.

Thania dijo...

Yo ya no como lágrimas... ellas me comen a mí y me gusta.
Saludos y besos siempre atestados de las más sucia admiración.